Tipos de nubes

Las nubes pueden darnos claras señales sobre si es el día perfecto para salir a la montaña o si se acerca una tormenta. Sólo es cuestión de observar.



La forma que tienen las nubes nos puede proporcionar información valiosa sobre el pronóstico inmediato del clima cuando salimos de excursión. Información sobre lluvias recientes o inminentes pueden tener impacto significativo en nuestros planes originales para una ruta.


Las nubes se clasifican en 3 rangos dependiendo de su altura sobre el suelo. Las nubes bajas van desde los 0 hasta los 2,000m de altura. Las nubes medias que van en promedio de los 2,000m a los 7,000m de altura y por último las nubes altas que van desde los 7,000m hasta los 12,200m (pueden llegar hasta 18,000m en zonas tropicales). Dependiendo de la altura y distintos factores relacionados con temperatura, vientos, presencia de hielo entre otros, es como las nubes adquieren sus formas y concretamente nos dan señales sobre el clima inmediato.


Existen 4 tipos principales de nubes de acuerdo a la clasificación internacional:

  • Cirros (cirrus): Nubes dispersas con forma de filamentos delgados.

  • Estratos (stratus): Extensas capas de nubes en forma de sábana. Generalmente de colores grises.

  • Nimbos (nimbus): Nube multinivel capaz de formar precipitaciones

  • Cúmulos (cumulus): Nubes individuales hinchadas con base plana. Es la clásica forma de dibujar a una nube.

Los distintos niveles de altura y la mezcla de tipos primarios de nubes dan lugar a las 10 principales combinaciones de nubes. Algunas de estas combinaciones de nubes están asociadas con lluvias.


NUBES ALTAS

CIRRUS

Son nubes no agrupadas que forman filamentos blancos y delgados, principalmente parches blancos y angostos. Pueden tener una apariencia fibrosa o como de cabello. Este tipo de nubes siempre están compuestas por cristales de hielo y su carácter transparente dependen de la separación de los cristales.

Como regla general, estas nubes casi no disminuyen el brillo del sol cuando lo cruzan. Al amanecer o atardecer los cirrus se tiñen de color rojo o amarillo. Estas nubes adquieren color mucho antes que otras nubes y lo pierden después que las demás.



CIRROSTRATUS

Nubes semitransparentes con blanco con la misma apariencia fibrosa que los cirros pero en una especie de sábana que puede llegar a cubrir todo el cielo. Casi siempre al cruzar el sol o la luna por una capa de cirrostratus, forman un halo.



CIRROCUMULUS

Forman una sábana delgada y blanca compuesta por cúmulos sin llegar a hacer sombra. Pueden notarse sus elementos que la conforman como si fueran granos o pliegues. En general, la nube cirrocumulus representa un estado degradado de cirrus y cirrustratus aunque es un tipo de nube poco común.



NUBES MEDIAS

ALTOSTRATUS

Sábanas de nubes grises con tonos de azul que llegan a cubrir todo el firmamento. Son lo suficientemente delgadas para dejar pasar regularmente la luz del sol como si estuviera detrás de un vidrio opaco. Este tipo de nubes no produce un halo cuando las cruza el sol o la luna o las sombras a nivel del suelo no son visibles. Pueden generar lluvia tipo virga (lluvia que se evapora antes de llegar al suelo).



ALTOCUMULUS

Mejor conocidas como “cielo aborregado” o “en forma de borrego”, estas nubes están formadas por capas de nubes blancas y/o grises semiunidas. Generalmente conforman láminas o pliegues de masas redondas o en forma de rollo. Pueden ser parcialmente fibrosas o difusas.

Es el tipo de nube media más común y frecuentemente se pueden apreciar distintas capas de altocumulus al mismo tiempo en distintas alturas. Muchas veces se puede ver este tipo de nube en conjunto con otros.



NIMBOSTRATUS

La nube de la lluvia continua. Se forman al generarse capas más gruesas de altostratus. Esta nube es una capa gris oscura difusa por la lluvia o nieve que cae. Es lo suficientemente gruesa como para bloquear la luz del sol. Esta nube puede llegar a las alturas bajas por la precipitación continua.



NUBES BAJAS

CUMULUS

Nubes independientes, generalmente densas con límites muy bien definidos que se forman verticalmente en forma de montones, domos o torres que se asemejan a una coliflor.

Las partes iluminadas por el sol de estas nubes son muy brillantes mientras que sus bases son relativamente oscuras y horizontales. Estas nubes se forman en días de cielos despejados, apareciendo en la mañana y vuelven a disolverse al atardecer.


STRATUS

Una capa gris de nube con base uniforme, que si llega a ser lo suficientemente gruesa, produce llovizna, prismas de hielo o nieve. Cuando el sol es visible a través de esta nube, su contorno es claramente discernible. Comúnmente cuando una capa de stratus se separa y disipa, se puede ver el cielo azul.



CUMULONIMBUS

Conocida como la nube de tormenta. Este tipo de nube es densa y pesada con forma de montaña o de una gran torre. La parte superior normalmente suele estar suavizada, fibrosa o estriada y casi siempre aplanada en forma de yunque.

Bajo la base de esta nube, que es usualmente oscura, a menudo se producen nubes bajas que pueden o no estar fusionadas con la base. Estas nubes bajas producen precipitación, normalmente en forma de virga.

Las nubes cumulonimbus también producen granizo y tornados.


STRATOCUMULUS

Son nubes grisáceas en forma de parches o capas que casi siempre tienen patrones geométricos oscuros (similares a un panal de abejas), masas redondas o rollos. A excepción de la lluvia virga, son no fibrosas y pueden o no fusionarse.

Usualmente están dispuestas en pequeños elementos con el ancho de más de 5 grados (3 dedos de ancho – apuntando a la nube con el brazo estirado).


EN RESUMEN

De los tipos de nubes mencionados, sólo el Cumulonimbus y el Nimbostratus están relacionadas con lluvia considerable. Es importante saber “leer” el cielo para predecir las condiciones climáticas inmediatas y cómo esto puede afectar en una excursión.




493 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo