Tips de inspección de cuerda

¿Cómo saber cuando una cuerda está dañada y por lo tanto debe ser retirada?


Las cuerdas son de los elementos más costosos y más delicados en nuestro equipo de deportes de montaña. Ya sea en escalada, cañonismo, espeleísmo, o cualquier otra, las cuerdas son la pieza fundamental y que no pueden improvisarse de ninguna otra manera. Siempre podemos hacer arneses de emergencia con bandolas, descender con un mosquetón y nudo dinámico si perdimos nuestro "ocho", improvisar camillas, etc. Sin embargo, si nuestra cuerda se daña o se pierde, no podemos continuar practicando el deporte y debemos reemplazarla.

Siempre es duro ver cuando alguien maltrata tu cuerda ya sea porque le da un pisotón accidental, un mal movimiento con un jumar, un resbalón que hace que se raspe contra un borde de piedra abrasiva, una caída de factor 2 o algún otro. Nos duele admitir que nuestra cuerda ya luchó sus batallas y debe ser cortada o retirada pero es vital hacer un análisis objetivo para no exponernos a un accidente por usar una cuerda que ya no garantiza seguridad.


¿Qué puntos revisar de la cuerda?

Tipo de cuerda

La inspección de una cuerda empieza desde que la compramos. Primero es importante saber que estamos comprando la cuerda correcta para el deporte que vamos a practicar. Sean cuerdas simples, dobles, gemelas, estáticas, semiestáticas, dinámicas, etc. es importante estar seguros que el producto que estamos comprando sirve para el deporte en específico que vamos a practicar (y no, una cuerda de escalada no te sirve para cañonismo ni viceversa).


Certificados

Segundo, y muy importante, asegurarse que la cuerda esté certificada y tenga la certificación correcta. Las cuerdas dinámicas deben estar obligatoriamente certificadas por la CE:EN 892, mientras que las cuerdas estáticas y semiestáticas deben estar certificadas por la CE:EN 1891. Los certificados deben estar visibles en la etiqueta que se coloca en la punta de la cuerda. Nota: En las tiendas en las que se venden las cuerdas por metro, puede que compremos un tramo intermedio y ya no tenga este etiquetado. En esos casos es necesario confirmar con el vendedor y que pueda probar la acreditación de la cuerda.


Certificados de cuerdas estáticas y dinámicas


Pero ¿y qué hay de los certificados NFPA, UIAA, ISO y 3-Sigma? Hablaremos de ellos en una publicación posterior. Por ahora, básicamente la UIAA es opcional y superior/más estricta que la CE:EN (así que si tiene UIAA, cumple con CE:EN). NFPA tiene que ver con su uso para rescate e incendios, ISO es de prácticas corporativas de calidad y 3-Sigma para defectos por millón. En un primer alcance debemos corroborar que nuestra cuerda tenga el certificado CE:EN adecuado para garantizar que la cuerda es segura para los deportes de montaña.

Año de fabricación

Las cuerdas pueden pasar años en las tiendas o estantes antes de que se vendan y, si no ponemos atención, podemos comprar algo que desde "nuevo" ya no sirve o representa un riesgo. Todas las cuerdas deben tener identificado, ya sea en la etiqueta de la cuerda o en el embalaje, su año de fabricación. Las cuerdas tienen una "vida de anaquel" de 10 años. Esto quiere decir que, aun y que no se utilice, si la cuerda ya tiene 10 años o se acerca peligrosamente a ellos, los materiales internos ya no cumplen con la especificación y la cuerda no debe ser utilizada.


Cada fabricante tiene su manera de especificar el año de fabricación en las etiquetas que colocan en sus cuerdas. Por tal motivo, es importante confirmar con el fabricante para estar seguros que estamos leyendo el número correcto.

De acuerdo a la hoja de datos del fabricante en "I9-17/0112", I9 corresponde al modelo Iris 9mm, el -17 pertenece al año de fabricación, es decir 2017 y el 0112 es el número de lote para su trazabilidad


Tipos de inspección en la cuerda

En esencia hay dos tipos de inspección que debemos hacer en nuestras cuerdas: Inspecciones visuales e inspecciones sistemáticas a detalle.


Inspección visual

¿Cuándo? Antes de cada uso.


Objetivo: Buscar que no haya puntos en los que el alma de la cuerda esté visible o que la funda se haya desgastado hasta mostrar el alma.


Método: Deslizar la cuerda completa entre nuestras manos mientras la miramos de frente. Se debe recorrer toda la cuerda y utilizar el tacto para buscar puntos abultados o hundidos en nuestra cuerda al mismo tiempo que la revisamos visualmente buscando daños.


Pasar la cuerda entre las manos ayuda a detectar relieves que no estén uniformes


Inspección sistemática a detalle

¿Cuándo? Cada 6 meses o cuando la cuerda haya sufrido un daño mayor e.g. una caída factor >0.8 en una cuerda estática, una caída factor >2.0 en una cuerda dinámica, un corte, un deslizamiento de funda, si la cuerda entró en contacto con algún químico (aceite, ácidos, etc), si la cuerda estuvo expuesta a climas extremos (calor o congelamiento), entre otros.


Objetivo: Evaluar la cantidad de puntos dañados y su magnitud así como detectar daño interno en la cuerda que pudiera no ser visible.


Método:

Paso 1: Realizar una inspección visual como en el método anterior.


Paso 2: Hacer una revisión meticulosa del alma de la cuerda en todos sus puntos. Para realizar esta revisión es necesario hacer una forma de gaza, determinar su ancho/forma y hacer un recorrido por la cuerda asegurándote que la gaza se mantenga constante a lo largo de toda la cuerda.

La cuerda mantiene una gaza uniforme hasta que llega al punto que tiene daño interno. En ese punto la gaza cambia de forma y se hace más angosto. Eso significa que hay daño interno


Otra prueba consiste en ejercer presión sobre la gaza uniforme que estamos inspeccionando. En un tramo de cuerda sana, por más fuerza que se ejerza con las manos, esa gaza no se puede cerrar. Por el contrario, si hay daño interno, con poca fuerza se pueden juntar los tramos de la cuerda. Entre más se cierra la gaza, más daño interno hay. Si las paredes de la cuerda se pueden cerrar por completo, eso significa que el alma está completamente rota y la cuerda ya no sirve.


Paso 3: El tercer paso consiste en contabilizar en una tabla la cantidad de puntos dañados y clasificarlos como "menor", "mayor" o "terminal/definitivo".

  • Cada tipo distinto de daño menor suma 5pts

  • Cada tipo distinto de daño mayor suma 10pts

  • Cada tipo distinto de daño terminal/definitivo suma 20pts

El fabricante de cuerdas Beal desarrolló la siguiente hoja de inspección para tener una referencia y contabilizar los puntos.



Hoja de inspección de daños Beal. Traducción por Tótem


Por ejemplo si la cuerda presenta 3 quemaduras menores en distintos puntos de la cuerda, el puntaje total de la cuerda será de 5 puntos, porque no son tipos de daños distintos. Sin embargo, si la cuerda presenta una quemadura menor, un corte menor y una zona suave menor, en ese caso sí se suman y el puntaje total es de 15pts


Si la cuerda suma más de 20 puntos o si cumple alguno de los puntos catastróficos, debe retirarse o cortarse.


Petzl tiene también su propia ayuda visual para identificarlos tipos de daño en la cuerda. Petzl tiene cuatro íconos para determinar qué hacer con la cuerda ante cada tipo de daño:

  • Lupa: El punto debe ser inspeccionado meticulosamente para descartar daño interno

  • Exacto: La cuerda debe cortarse y quemarse para ser reparada

  • Bote de basura: La cuerda debe desecharse

  • Lápiz. Volver a identificar la cuerda; longitud, diámetro, año de fabricación, etc.


Tipos de daño. Fuente: Petzl


Finalmente, te compartimos un video en el que hacemos una autopsia a una cuerda para demostrar cómo se ve un daño interno al separar el alma de la funda.


220 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo